Una piscina de hotel muy versátil

Las cubiertas telescopicas para piscinas son cada vez más frecuentes en las piscinas de muchos hoteles. Se trata de grandes cubiertas que se pueden mover a antojo para crear diferentes ambientes. Si hace frío, la piscina queda cubierta por completo para que los clientes puedan disfrutar del tiempo más agradable. Cuando hace buen tiempo, se puede abrir el techo y las paredes se pueden correr de manera muy similar a unos paneles o a una mampara de ducha para dejarla totalmente abierta o tan solo parcialmente.

Así, se puede jugar con los paneles según de dónde venga el viento o el clima que haga. En la piscina siempre se garantiza la mejor sensación. Los clientes estarán a gusto y se sentirán cómodos independientemente de haga sol o llueva.

Como las cubiertas telescópicas se pueden mover con rapidez y facilidad a pesar de su tamaño, se pueden variar a lo largo del día para que siempre se den las mejores situaciones para el cliente. Esto hace que la piscina del hotel se pueda utilizar durante todo el día, incluso cuando ya no hay sol en invierno. De este modo, se le quitará mucho más partido y, además, se podrá publicitar que se tiene una piscina apta para cualquier día del año.

Muchas familias y parejas que acuden de vacaciones buscan un hotel y entre las condiciones que marcan en el buscador está el que tengan una piscina. Por tanto, no se trata solo de complacer a los clientes que ya se tienen o que iban a acudir de igual modo, sino de atraer a muchos nuevos que no irían al establecimiento si no fuera por la piscina.

Durante el verano, una piscina descubierta es esencial para poder refrescarse tras una jornada de turismo. Pero durante el invierno es un plus que muchos viajeros agradecen y que permite que las vacaciones sepan un poco más a vacaciones aunque sea invierno y haga frío en el exterior. ¿Puede el hotel permitirse perder clientes por no ofrecer una piscina cubierta en condiciones?

Si se hacen cuentas, seguramente el resultado sea claro, vale la pena cerrar la piscina con una cubierta telescópica y disfrutar así de más clientes durante todo el año. Hay inversiones que merecen la pena porque salen tan rentables que se amortizan ya a medio plazo y la cubierta de la piscina es una de ellas.

Renueva tu ropa de hogar

Ahora que llega el buen tiempo seguro que necesitas renovar tu ropa de hogar. Es habitual que al sacar la ropa de cama de verano nos demos cuenta de que alguna no estaba tan bien como para pasar otro verano, tal y como nos dijimos a finales del anterior. O quizás, simplemente, nos sentimos desmotivados ante la idea de pasar de nuevo cuatro o cinco meses con sea colcha horrible en la cama que tan malos recuerdos nos trae.

En la algodonera Barcelona puedes encontrar colchas frescas para esta temporada a muy buen precio y con todos los estampados de moda para esta temporada. Si vas a comprar una colcha nueva no olvides adquirir también alguna funda de cojín a juego para que tu cama quede más bonita.

También puedes adquirir sábanas de verano de muy buena calidad. Pero además, puedes encontrar cualquier cosa que necesites para vestir tu casa. Las sábanas de verano son imprescindibles en tu casa. Se trata de tejidos muy frescos y altamente transpirables.

Esto permite que el sudor no se quede en tu cuerpo sino que salga al exterior. Y los tejidos frescos garantizan que tu cuerpo esté siempre a una buena temperatura. Las sábanas de verano ayudan a lleva el calor mejor y evitan dormir toda la noche con humedad.

Pero para que la habitación esté más fresca también hay que renovar las cortinas, especialmente si se tienen cortinones pesados para que no pase el frío durante el invierno. Estos tejidos resultan demasiado cargados para una habitación en verano y es preferible una imagen más ligera. Quizás, retirar los cortinones y poner una cortina fresca sea lo más adecuado.

Busca un tipo de tejido que permita pasar la luz pero que no deje pasar el calor del sol. Así la habitación no se caldeará demasiado y resultará más fácil mantenerla a una temperatura adecuada. Si tienes aire acondicionado lo vas a notar en su consumo y si no lo tienes, sentirás que es menos necesario o que con un ventilador es suficiente para no pasar calor durante toda la noche.

Si te gusta dormir con la ventana abierta no olvides revisar tus mosquiteras o instalarlas en caso de que no las tengas. Si quieres, puedes colocar una mosquitera en tu cama ya que están muy de moda, aunque algunas personas las encuentran un poco agobiantes y no las utilizan.